Influencers de YouTube se enfrentan a una demanda colectiva de 1.000 millones de dólares por el patrocinio de FTX

Gilberto Rojas
| 5 min read

El caso FTX continúa acaparando titulares. Esta vez se trata de una demanda colectiva que alega que varios youtubers, entre los que se encuentran los muy populares ‘consejeros financieros’ Graham Stephan, Andrei Kikh y Jaspreet Singh, son responsables de haber promovido la participación de clientes y usuarios en el intercambio implosionado.

El principal demandante es el inversionista privado Edwin Garrison, mismo que hace no mucho también presentó una demanda contra el exdirector ejecutivo de FTX, Sam Bankman-Fried, y contra varios deportistas y artistas que sirvieron de imagen para el exchangen, como lo son Stephen Curry, Tom Brady, Shaquille O’Neal, Larry David y Kevin O’Leary.

No hay que olvidar que el también ex CEO de Alameda Research enfrenta un enorme abanico de cargos penales en su contra por fraude de varios organismos gubernamentales en Estados Unidos, entre los que se encuentran la Comisión de Bolsa y Valores (SEC, por sus siglas en inglés) y la Comisión de Comercio de Futuros de Productos Básicos (CFTC).

Influenciadores de FTX tendrían su cuota de responsabilidad

Graham Stephan

Según el documento de la demanda, los influenciadores que trabajaron como imagen para FTX tienen su cuota de responsabilidad en lo ocurrido. “Ahora se han descubierto pruebas que revelan que los influenciadores jugaron un papel importante en el desastre de FTX”, se puede leer.

Más adelante dice que, “de hecho, FTX no pudo haber surgido a gran escala sin el impacto masivo de estar personas, que promocionaron la engañosa plataforma y obtuvieron pagos no revelados que van desde decenas de miles de dólares hasta varios millones de dólares en sobornos”.

Según las pautas que impulsa la Comisión Federal de Comercio (FTC, por sus siglas en inglés) de Estados Unidos para personas con influencia en el público a través de las redes sociales, los creadores de contenido deben revelar exactamente cuánto están recibiendo por concepto de pago para promocionar algún producto y servicio.

Un ejemplo que cita la página tecnológica Techcrunch apunta a la multimillonaria Kim Kardashian, la cual habría llegado a un acuerdo con la FTC por 1.26 millones de dólares en 2022 por no haber revelado en su momento ni correctamente que recibió 250.000 dólares de pago para promocionar el token EMAX de EthereumMax.

“Aunque FTX pagó generosamente a los demandados para impulsar su marca y animar a los seguidores (de los influenciadores) a invertir, los demandados no revelaron la naturaleza y el alcance de sus acuerdos de patrocinio y/o pagos y compensaciones, ni llevaron a cabo la diligencia adecuada”, se lee en la demanda.

“Esto es falso”

Kevin Paffrath

Uno de los afectados por la demanda, el muy popular asesor de inversiones y corredor de bienes raíces Kevin Paffrath, habló con TechCrunch sobre el caso, asegurando que la acusación simplemente es falsa.

“Es bastante obvio que cuando decimos regularmente, ‘oye, estamos patrocinados por…’, en nuestros videos, ‘Presentado por…’, ya sabes que esto es un anuncio (…) Incluso tenemos que marcar una pequeña casilla en nuestros videos que dice: ‘Oye, este video incluye una promoción paga’, y cada uno de nuestros videos para FTX tiene un pequeño descargo de responsabilidad que dice que esto es pago”, apuntó el también excandidato Demócrata para la Gobernación de California.

El 22 de noviembre, Paffrath explicó: “Sí, solía ser patrocinado por FTX. Creo que eso es una vergüenza y es una cicatriz y apesta. Si yo podría volver en el tiempo lo cambiaría, porque la gente se lastimó por eso. Me siento tan terrible por eso. La gente se lastimó por FTX y es una vergüenza”.

Pero la demanda no se queda ahí, también señala que estos youtubers habrían participado en una “conspiración civil” con FTX para engañar a sus clientes “con la falsa impresión de que los activos de criptomonedas mantenidos en la plataforma estaban seguros y no se estaban invirtiendo en valores no registrados”.

Una vía para que los usuarios recuperen su dinero

De acuerdo con el documento, los demandados respaldaron y promovieron a FTX, pero ninguno de ellos habría revelado en ninguna de sus publicaciones, tanto en YouTube como en las distintas redes sociales usadas por estos personajes, que la compañía les estaba pagando miles y hasta millones de dólares, dependiendo el caso.

“Se beneficiaron de las ventas. Eso incurre en clara violación a la SEC, la FTX y varias regulaciones federales y estatales. Esta acción puede ser una de las únicas vías para que cualquiera de las víctimas recupere parte de su dinero”, dice la demanda.

Añade más adelante que FTX y los demandados hicieron números “tergiversaciones y omisiones sobre la plataforma para inducir confianza y para impulsar a los consumidores a invertir en lo que en última instancia fue un esquema Ponzi”.

Estos son los influenciadores demandados

  • Graham Stephan, con más de 4.1 millones de suscriptores en YouTube.
  • Andrei Jikh, con más de 2.2 millones de suscriptores en YouTube.
  • Kevin Paffrath, con más de 1.85 millones de suscriptores en YouTube.
  • Ben Armstrong, con más de 1.5 millones de suscriptores en YouTube.
  • Jaspreet Sing, con más de 1.4 millones de suscriptores en YouTube.
  • Brian Jung, con más de 1.3 millones de suscriptores en YouTube.
  • Jeremy Lefebvre, con más de 700.000 suscriptores en YouTube.
  • Tom Nash, con más de 283.000 suscriptores en YouTube.
  • Creators Agency, empresa de gestión de talentos y compañía