Genesis exchange debe a sus acreedores USD 3 mil millones: ¿es demasiado para que DCG se lo trague? Barry Silbert rompe el silencio en Twitter

Gilberto Rojas
| 6 min read

Digital Currency Group (DCG), casa matriz de Genesis exchange, se enfrenta a una crisis de enormes proporciones. Fuentes cercanas aseguran que el bróker debe a sus acreedores más de 3.000 millones de dólares, lo que habría llevado a la empresa a considerar vender activos para intentar recaudar los fondos que le hacen falta.

DCG es uno de los más grandes conglomerados de todo el universo de las criptomonedas. Entre sus filiales más importantes están Genesis exchange; el administrador de activos y más grande fondo de inversión de Bitcoin (BTC), Grayscale; uno de los principales portales de información y noticias crypto, CoinDesk; la firma de asesoría en minería Foundry; Luno exchange y la plataforma de comercio TradeBlock.

Y es que incluso siendo así de gigante, DCG se vio golpeado fuertemente por la caída de FTX, sobre todo Genesis exchange, por lo que estaría intentando recuperarse rápidamente para así poder cumplir con sus acreedores.

Digital Currency Group ¿Buscando dinero?

Ahora la empresa crypto estaría explorando posibilidades de venta en alguna parte de sus participaciones en capitales de riesgo, lo que incluiría más de 200 iniciativas relacionadas directamente con el universo de las criptomonedas. Se estaría hablando de exchanges y holders en al menos 35 países, según lo señala la página especializada en finanzas BeinCrypto.

Siendo tan considerable la deuda que Genesis exchange tiene con sus acreedores, desde DCG están obligados a actuar rápidamente para intentar palear una crisis que se extiende. Tanto así, que la situación se complicó aún más gracias a su acuerdo con Gemini, intercambio que utilizó a Genesis exchange para su programa de préstamos.

Cofundador de Gemini exchange exige la destitución del CEO de DCG

A través de una carta dirigida a la directiva de DCG y publicada a través de la red social Twitter el 10 de enero de este año, el cofundador del exchange Gemini, Cameron Winklevoss, exigió la destitución del CEO y fundador de DCG, Barry Silbert.

En la misiva, el menor de los hermanos Winklevoss aseguró que Gemini y los más de 340.000 inversores de su apartado Earn “fueron estafados” por Genesis exchanges y su empresa matriz DCG, mencionando y culpabilizando directamente a Silbert. “Estas partes conspiraron para hacer declaraciones falsas y tergiversaciones (…) sobre la solvencia y la salud financiera de Genesis”, apuntó.

Las partes involucradas, dice el CEO de Gemini, habrían hecho de esto un “esfuerzo deliberado por engañar a los prestamistas, haciéndoles creer que DCG había absorbido pérdidas masivas en las que Genesis exchange incurrió por el colapso de Three Arrows Capital Ltd. (3AC) e inducir a los prestamistas a continuar otorgando préstamos a Genesis. Al mentir esperaban tiempo para salir del agujero que habían creado”.

No hay camino a seguir mientras Barry Silbert siga siendo el director ejecutivo de DCG (…) Ha demostrado que no es apto para dirigir DCG y que no está dispuesto ni puede encontrar una resolución con los acreedores que sea tanto justa como razonable”, continúa diciendo Winklevoss.

Y así finaliza: “Como resultado, Gemini (…) solicita que la junta directiva destituya a Barry Silbert como director ejecutivo con efecto inmediato e instale un nuevo director ejecutivo que corrija los errores que ocurrieron bajo la supervisión de Barry”.

Antes señaló que los prestamistas de Genesis exchange se vieron fuertemente perjudicados, por lo que merecen una resolución rápida para la recuperación de sus activos.

Barry Silbert responde ¿o no?

El CEO de Digital Currency Group usó su cuenta en Twitter el mismo día de las acusaciones de Winklevoss para enviar una carta pública a los accionistas del grupo empresarial, en la que admitió las dificultades atravesadas por todo el universo de las criptomonedas en 2022, pero evadió por completo responderle al CEO de Gemini.

Cabe mencionar que Cameron Winklevos acusó a Genesis exchange de haber estafado a los inversionistas de Gemini con al menos 1.675 millones de dólares. Así y todo, Silbert hizo caso omiso de esto e intentó desviar la atención con “algunas especulaciones sobre DCG”, respuestas a preguntas que ya fueron contestadas o que no necesitaban de respuesta.

Entre otras noticias…

Mientras todo esto ocurría, tres de las ICOs más importantes del año generaban noticias trascendentales para su funcionamiento como proyectos dentro del universo de las criptomonedas y daban pasos fundamentales en su avance como propuestas vanguardistas.

Meta Masters Guild (MEMAG)

Una de las ICOs en cuestión es Meta Masters Guild (MEMAG), iniciativa que intenta ser el puente perfecto entre la industria de los videojuegos y el universo de las criptomonedas, ofreciendo la oportunidad de tener acceso directo a los mejores desarrolladores de títulos del planeta, así como a independientes que quieran destacarse.

Su preventa comenzó el 11 de enero y logró recaudar más de 70.000 dólares en sus primeras 24 horas. Ya superó la cifra de los 130.000 dólares con un precio por MEMAG de 0,007 dólares. Este valor crecerá en casi 50 % para la segunda etapa del presale.

Invierte ahora en Meta Master Guild

Fight Out (FGHT)

Otra ICO que está dando de qué hablar es la de Fight Out (FGHT), proyecto que busca ser el paso evolutivo de la industria del fitness ofreciendo un metaverso, avatares, gimnasios físicos, competiciones y criptomonedas para todos los fanáticos de la salud.

Su preventa ya lleva poco más de un mes de haber comenzado, ofreciendo su FGHT a 0,0166 dólares por unidad. La recaudación ya alcanzó los 2.8 millones de dólares, por lo que falta mucho menos para el hito de 5 millones de dólares para la primera etapa.

Quien se montó en la ola de Fight Out es el analista y trader CriptoDrake, el cual está ofreciendo 50 dólares para los que participen.

Invierte ahora en Fight Out

RobotEra (TARO)

Promocionado como el metaverso que desbancará de sus tronos a Decentraland y The Sandbox, RobotEra lanzó su ICO en el cuarto trimestre de 2022 con la firme intención de salir oficialmente al mercado a finales del primer trimestre de 2023.

Su token nativo, TARO, tiene un valor para su primera etapa de presale de 0,020 dólares por unidad y la recaudación de fondos para la financiación del desarrollo del proyecto ya está por encima de los 700.000 dólares.

Invierte ahora en RobotEra

Invierte ahora en RobotEra