El arte físico se impone por poco a las NFT en el experimento de Damien Hirst

Con la fecha límite para quemar The Currency NFT de la superestrella del arte del Reino Unido Damien Hirst que expiró hoy, los propietarios de obras de arte se vieron obligados a responder una pregunta fundamental: ¿desean quemar su NFT a cambio del trabajo original correspondiente del artista en papel, o quedarse con el token? Resulta que, un poco más de propietarios optaron por dejar el arte digital y recibirlo en forma física.

Cuando terminó la cuenta regresiva, se habían quemado un total de 5.149 NFT, o cerca del 51,5% del total, y sus propietarios recibieron obras de arte físicas a cambio, según el sitio web oficial del proyecto.

“El coleccionista tiene que decidir entre el NFT digital o la obra de arte física, pero no puede quedarse con ambos. Este intercambio es un proceso unidireccional, así que elija con cuidado”, según el sitio.

Como resultado, quedan un total de 4.851 NFT y se destruirá la misma cantidad de piezas físicas correspondientes, según lo declarado por el artista. Sin embargo, antes de que esto suceda, Hirst dice que organizará una exposición de las obras de arte en papel en la Newport Street Gallery de Londres, que se inaugurará el 9 de septiembre de 2022.

“Este ha sido uno de los proyectos más interesantes en el mundo NFT/Art. Damien Hirst le dio a la gente la opción de mantener el NFT (y destruir el físico) o viceversa. Es teoría de juegos, futuro e historia del arte, psicología, inversiones, comunidad, todo en uno”, comentó Raoul Pal, director ejecutivo del canal de televisión financiero a pedido Real Vision.

A partir de ahora, el artículo más barato de la colección NFT cuesta ETH 5,75 (USD 8,565), según datos de OpenSea.

El artista británico inició su experimento único en julio pasado al crear una colección de 10,000 piezas de arte a un precio de USD 2,000 cada una. Les dio a los propietarios un año para tomar su decisión.

“Este proyecto explora los límites del arte y la moneda: cuando el arte cambia y se convierte en moneda, y cuando la moneda se convierte en arte. No es casualidad que los gobiernos usen arte en monedas y billetes. Lo hacen para ayudarnos a creer en el dinero. Sin arte, es difícil para nosotros creer en algo”, dijo Hirst a la publicación de la industria The Art Newspaper.

----