CBDCs mejorarán pagos transfronterizos para “contrarrestar el crecimiento” de las criptomonedas

Tim Alper
| 2 min read

El Fondo Monetario Internacional (FMI) se ha convertido en el último organismo mundial importante en intervenir con un llamado a los gobiernos del mundo para que luchen contra la adopción de criptografía o sufran las consecuencias.

En su nuevo Informe de Estabilidad Financiera Global, el FMI abordó los “desafíos de estabilidad financiera” del “ecosistema criptográfico” en un capítulo dedicado, y sugirió que los líderes económicos luchen contra las criptomonedas emitiendo sus propias monedas digitales del banco central (CBDC).

En una publicación de blog, el FMI admitió que las criptomonedas ofrecen “pagos rápidos y fáciles”, así como “servicios financieros innovadores” y “acceso inclusivo a partes del mundo que antes no estaban bancarizadas”.

Escribió que el “ecosistema criptográfico también está floreciendo, repleto de exchanges, billeteras, mineros y emisores de monedas estables”.

Pero también advirtió que las criptomonedas están plagadas de “riesgos de protección al consumidor siguen siendo sustanciales dada la divulgación y supervisión limitadas o inadecuadas”, y señaló que algunas monedas fueron “probablemente creadas únicamente con fines de especulación o incluso fraude total”.

El FMI afirmó que la “criptonización” era un riesgo en las “economías emergentes”, donde la “adopción de criptografía” ha “superado a la de las economías avanzadas”, debido a factores como “la credibilidad del banco central y un sistema bancario vulnerable”, así como redes de pagos inadecuadas.

Esta criptonización, agregaron los autores, “puede reducir la capacidad de los bancos centrales para implementar eficazmente la política monetaria” y generar “riesgos de estabilidad financiera” a través de “riesgos de financiación y solvencia derivados de los descalces de divisas”. También podría provocar daños a los consumidores y comprometer la integridad financiera, remarcaron. 

¿La solución, según el FMI? Más regulación, más vigilancia y más CBDC.

Los autores del informe escribieron:

“Los formuladores de políticas deberían implementar estándares globales para activos criptográficos y mejorar su capacidad para monitorear el ecosistema criptográfico abordando las brechas de datos. Los mercados emergentes que enfrentan riesgos de criptonización deberían fortalecer las políticas macroeconómicas y considerar los beneficios de emitir monedas digitales del banco central ”.

A escala mundial, el FMI declaró que “los responsables de la formulación de políticas deberían dar prioridad a que los pagos transfronterizos sean más rápidos, más baratos, más transparentes e inclusivos”, utilizando planes elaborados por el G20 .

También pidió a los reguladores nacionales que “prioricen la implementación de los estándares globales existentes” y refuercen los protocolos de valores, pagos, compensación y liquidación aplicables.

Los emisores de stablecoins recibieron otra advertencia de una posible tormenta regulatoria en el futuro, y los autores concluyeron que “a medida que crece el papel de las stablecoins”, las regulaciones “deben ser proporcionales a los riesgos que representan y las funciones económicas a las que sirven”. Las reglas “deberían estar alineadas”, sugirió el organismo, con “entidades que ofrecen productos similares”, como “depósitos bancarios o fondos del mercado monetario”.