Ripple Labs, más cerca de lanzar su propia stablecoin con la compra de Standard Custody

Emilio J. Pérez
| 4 min read
Precio de xrp

Después de anunciarlo a inicios de año, ayer finalmente se consumó la adquisición de Standard Custody por parte de Ripple Labs. La empresa dueña de XRP consigue así un importante activo de cara al próximo lanzamiento de una stablecoin propia.

Esta compra sería la más importante que ha efectuado la compañía desde que en pasado ejercicio adquiriese Metaco, el proveedor líder de soluciones institucionales de custodia de activos digitales.

Las mismas fuentes de Ripple Labs que hicieron pública la noticia expresaron lo siguiente en el comunicado:

“El cierre de este acuerdo sigue de cerca al anuncio de Ripple de sus planes de lanzar una moneda estable respaldada por el USD , un paso natural para que Ripple continúe cerrando la brecha entre blockchain y las finanzas tradicionales. Existe una gran demanda de monedas estables que brinden confianza, estabilidad y utilidad, y Ripple aprovechará su experiencia de más de una década en la creación de soluciones financieras del mundo real para que las instituciones globales aborden este mercado en crecimiento. Ripple utilizará tanto la moneda estable como XRP en su solución de pagos para continuar sirviendo a clientes empresariales en todo el mundo”

También se anunció que el actual director ejecutivo de Standard Custody, Jack McDonald, no sólo seguiría en su actual puesto sino que sería promovido paralelamente como vicepresidente senior de Stablecoins.

¿Un salvavidas para Ripple Labs?


El interés que la empresa ha mostrado por el nicho de las stablecoins no es nuevo, pues el éxito de este género cripto queda fuera de toda duda. Se trata de un mercado muy activo y lucrativo, tal y como muestran los resultados que por ejemplo publicó Tether Holdings a cierre del primer trimestre de este año. Su ganancia neta fue de 4.520 millones de dólares, batiendo sus propios récords pretéritos.

En la actualidad el mercado de las stablecoin supone unos 165.000 millones de dólares. Los tokens más importantes serían Tether (USDT) con 112.000 millones, Circle (USDC) con 32.000 millones y Dai (DAI) con 5.300 millones. Según estimaciones de la propia Ripple Labs, de cara a 2028 se espera que la capitalización conjunta de las stablecoins alcance los 3 billones de dólares, una tarta lo suficientemente grande como para querer tomar parte.

Ya a comienzos de abril del presente año, Ripple Labs anunció oficialmente su proyecto de lanzamiento de una stablecoin propia. Dicha stablecoin tendría una vinculación 1:1 con el USD, para lo cual haría uso de depósitos y Bonos del Tesoro Estadounidense a distintos plazo, así como también repos e instrumentos semejantes. Su introducción inicial se haría a través de ERC-20 de Ethereum.

Brad Garlinghouse, CEO de la empresa, comentó en su día:

“El sistema financiero mundial está experimentando un aumento unánime de la demanda de ‘stablecoins’ que ofrezcan un valor real centrado en la utilidad, la liquidez y la confianza. Aunque hablar de stablecoins puede parecer otra fase de noticias sobre criptomonedas, este activo digital en particular puede añadir un valor importante como punto de entrada para que los sistemas financieros tradicionales se conecten al mundo de las finanzas descentralizadas (DeFi), impulsando en última instancia una oleada de nuevos casos de uso”

Por otro lado, al respecto de XRP, que no deja de ser la principal creación de Ripple Labs, Garlinghouse mantuvo el uso de XRP como token de pago entre clientes institucionales tal y como se hace hoy día. Las stablecoins, dijo, “mejorarán el entorno XRP en lugar de ir en contra del plan original“.

XRP sigue encallado en sus mínimos anuales


Mientras que Ripple Labs prosigue con sus movimientos a nivel corporativo, parece que el token XRP no logra levantar cabeza. Hemos visto cómo ha estado a punto de romper el soporte de 0,47 $, lo que podría haberse traducido en una caída importante del valor. Además, el RSI, también bordeó los niveles de sobreventa, aunque sin llegar a marcar lo que podía haber sido un rebote significativo:

Detalle de cotización de XRP con extensión de Fibonacci y RSI / Fuente: TradingView

En principio no parece que vayamos a ver ningún cambio significativo. El DMI está profundamente negativo, con una gran brecha entre la señal y el indicador. Además, dentro de las bandas Bollinger parece que comienza a abrirse un nuevo arco de sombra, lo que suele ocurrir cuando el valor se acomoda al precio al que cotiza y no busca movimientos nuevos:

Detalle de cotización de XRP con bandas Bollinger y DMI / Fuente: TradingView

Parece que una vez más vamos a ver a XRP condicionado a cómo se resuelva el juicio entre Ripple Labs y la SEC. Recordemos que según los expertos jurídicos la resolución del juicio cabría esperarla de cara al tercer trimestre de este año. Invertir en Ripple puede ser un gran acierto si finalmente la justicia da la razón a la compañía, pero podría ser un riesgo en caso de que confirme los motivos de la acusación.

Leer más: