10 may 2022 · 2 min read

Putin apuesta por crear una nueva plataforma de pagos internacionales y reformar las normas sobre divisas

 

El presidente ruso, Vladimir Putin, ha hablado de planes para renovar el ecosistema de asentamientos internacionales del país, en un intento por evitar que Moscú caiga en un atolladero económico a manos de las sanciones lideradas por Occidente.

La nación ha quedado prácticamente excluida del comercio internacional y del sistema económico mundial tras el inicio de la guerra en Ucrania. Pero Moscú ha respondido con una serie de contramedidas. 

Según el medio estatal de noticias Tass, Putin creó un grupo de trabajo que se encargó de “crear un nuevo mecanismo para pagos internacionales”. El grupo estará encabezado por un asistente clave de Putin, Maxim Oreshkin, y también lanzará nuevas medidas relacionadas con la regulación de la moneda, con el objetivo de luchar contra los esfuerzos de la comunidad internacional para arrastrar el rublo fiduciario al abismo.

El grupo también comprende una serie de figuras gubernamentales y económicas clave, como la directora del Banco Central, Elvira Nabiullina, los directores de los ministerios de finanzas y desarrollo económico, así como el director del regulador financiero de Rusia, y los presidentes de la Servicio de Impuestos Federales y Servicio Federal de Aduanas.

Al grupo de trabajo se le otorgó la autoridad para implementar la política estatal sobre regulación monetaria y acuerdos internacionales, y se le ordenó crear la infraestructura necesaria para llevar a cabo acuerdos “entre Rusia y socios de países amigos”. La plataforma eliminará monedas como el USD y el euro, y en su lugar requerirá el uso de "rublos rusos o las monedas nacionales" de los "estados amigos".

El organismo creará un nuevo sistema de protocolo para acuerdos con socios internacionales y "resolverá problemas relacionados con la realización de operaciones de financiación comercial", así como también creará un nuevo sistema para la compensación de pagos.

El organismo también creará un sistema paralelo para las aproximadamente 50 naciones que el Kremlin ha incluido en una lista de “países hostiles”. Si estos países desean comerciar con Rusia, se verán obligados a pagar en rublos, en lugar de tener la opción de pagar con sus propios fiats nacionales.

Aunque el grupo tendrá poder ejecutivo, ha recibido instrucciones de buscar la aprobación de Putin para todas las propuestas importantes.

También se le ha dicho al grupo de trabajo que “desarrolle medidas” relacionadas con la regulación de divisas “para garantizar un equilibrio de oferta y demanda en las transacciones” en los mercados de divisas. Y se le ha dicho al grupo que “trabaje en una serie de otros” asuntos financieros, incluidos los relacionados con las sanciones internacionales y la congelación o incautación de los activos estatales rusos en el extranjero.

----

Leer más:

Ethereum necesita pasar estas tres pruebas antes de migrar a PoS

El banco central argentino desalienta la venta de criptomonedas a través del sistema financiero