Mientras los gigantes tecnológicos luchan por convertir el concepto del Metaverso en realidad, ¿puede salvarse el sector?

| 5 min read

El Metaverso y la Web3 han llegado para reemplazar por completo el concepto que hoy tenemos de Internet. Una evolución tecnológica que dará paso a una nueva serie de herramientas, que como internautas deberemos explorar.

No obstante, es importante que las principales empresas de la industria que están invirtiendo en dicha tecnología tomen algunas medidas. 

Algunas de las compañías más importantes que están a cargo son Meta, Disney o incluso Microsoft y Google. Estas buscan mejorar el nuevo concepto de la web, donde los usuarios pueden integrarse y tener experiencias ludidas en un mundo totalmente digital. Pero, ¿podrán tomar las medidas necesarias para salvar al Metaverso de arruinarse? 

El futuro del Metaverso: ¿podrán salvarse los mundos virtuales?El futuro del Metaverso

Como hemos mencionado, las empresas principales que están liderando el desarrollo del Metaverso y la Web3 son Meta, Disney, Microsoft y Google. Sin embargo, estás se están enfrentando a un verdadero reto. Debido a que, aunque el concepto aparentemente existe, diseñar toda la arquitectura digital y establecer parámetros correctos para su evolución y sostenibilidad es complicado.

Aun así, realmente no habrá mucho que definir, ya que el concepto del Metaverso se ha popularizado rápidamente en muy poco tiempo. Por supuesto, la industria gaming ha favorecido; pero a su vez, los proyectos relacionados con criptomonedas en preventas, como RobotEra, por mencionar alguna, también se encuentran fuertemente involucrados en la adopción masiva del Metaverso.

Inicialmente los proyectos cryptos de este tipo han sido los pioneros en el Metaverso; pero viendo un poco hacia el pasado, encontramos otros ecosistemas virtuales, como el videojuego Second Life. Que ha sido reconocido como uno de los Metaversos más populares a nivel global, y que, en un pasado, estuvo a la altura de convertirse en lo que su nombre mismo le indica; una segunda vida.

Por este motivo, las compañías líderes en la expansión del Metaverso deben tener criterios claros sobre los parámetros que desean establecer en este nuevo ecosistema virtual. Que, para muchos, podría ser una nueva oportunidad para no cometer los mismos errores. De hecho, Micaela Mantegna, afiliada de Berkman Klein Center, en Harvard, ha expresado en la revista de Wired que el Metaverso todavía no está establecido.

A causa de ello, todavía tienen el control, y se puede prevenir conductas tóxicas o dañinas que perjudiquen a la sociedad; cosa que no han podido evitar en la Web2 y las redes sociales.

De hecho, Micaela Mantegna, también explicó en su entrevista con Wired que:

El Metaverso todavía se encuentra conectado a sus raíces más orgánicas, y si quienes lo pueblan, sean personas o corporaciones, pueden recordar lecciones aprendidas de seguridad y moderación, el Metaverso podría ser un lugar menos horrible. Ya arruinamos un Internet, y hay esperanzas de que está vez sea diferente.

¿Qué aprendimos con las primeras experiencias del Metaverso?

Qué aprendimos con las primeras experiencias del Metaverso

Los ecosistemas virtuales del pasado han permitido a las empresas obtener experiencia y conocimientos necesarios para el desarrollo de Metaverso. Videojuegos, específicamente, han sido los pioneros, y han sido útiles para conocer a las posibilidades de un mundo virtual. Por este motivo, se puede considerar un pilar crucial para su desarrollo.

Second Life, por ejemplo, permite crear mundos propios, avatares a gusto del usuario e interactuar con la comunidad abiertamente. Este dio paso a la llegada de otras propuestas que se convirtieron en proyectos que adoptan la modalidad de «Mundo Virtual». Entre ellos, destaca Roblox, Minecraft o incluso VRChat; toddos estos han creado comunidades y fomentan la interacción social y creación de comunidades virtuales.

Ahora bien, como explica la experta Micaela Mantegna, en un pasado fue inevitable controlar estos espacios; bien sean temas de acoso, toxicidad o incluso algunos problemas que rozan lo ilegal. Por ello, todos estos desarrolladores saben el potencial que tiene la tecnología para ser mal utilizada. Y, por lo tanto, es fundamental comenzar a establecer límites y normas para evitar que pueda abusarse.

Esto lo destaca, puesto que en estos momentos existe poca transparencia acerca de cómo podría funcionar el Metaverso, cuáles serán sus límites, sus algoritmos de protección y bienestar al usuario. Ya que, es necesario que haya equidad y respeto; indiferentemente de sus etnias, color de piel, estatus social o incluso su orientación religiosa.

Impacto ambiental y privacidad en el Metaverso

Impacto ambiental y privacidad en el Metaverso

Aunque todavía no está claro cuál podría ser el impacto ambiental del Metaverso, es un aspecto que se debe considerar. Ya que, no solo se invertirá una cantidad de dinero gigantesca en desarrollo, sino que también será necesaria una infraestructura que aloje estos mundos virtuales y que los mantenga en línea las 24 horas del día.

Por otra parte salta una preocupación mayor, y es con respecto a la privacidad de los usuarios. Como señaló Micaela Mantegna, es posible que haya intentos de vigilancia, invasión de privacidad o incluso de manipulación. Y, deberán tomarse medidas para evadir estas acciones; que, indudablemente, algunas empresas podrían poner en práctica. 

De la misma forma, hay un sinfín de preocupaciones al respecto; tanto en leyes aplicables, pautas éticas aplicables, regulaciones, entre otros. Inicialmente, porque se ha demostrado que las plataformas de Internet tienen una velocidad de crecimiento inigualable; y es posible que ninguna ley o cláusula pueda igualarle.

A pesar de ello, la mayoría de leyes que se podrían aplicar también deberían ser llevadas a cabo en la vida real. Por ende, es seguro que habrá aplicación de la ley y la justicia una vez que los usuarios se retiren del Metaverso. Esto lo explicó el abogado especializado en la industria gaming, Ryan Black, durante la entrevista con Wired. 

A su vez, afirmó que no existen regulaciones o reglas escritas del Metaverso, por lo que, habrá que operar con suma cautela, ya que básicamente el operador o usuario dentro del Metaverso puede actuar basándose en sus propios términos y condiciones. Por ello, se convierte en una preocupación más, y un aspecto clave en el cual deben trabajar a medida que se expande el Metaverso y la Web3.