La SEC busca bloquear la compra de los activos de Voyager Digital por Binance USA. ¿Piedras en el camino?

Emilio J. Pérez
| 5 min read

Securities and Exchange Commision, o lo que es lo mismo la SEC, se ha pronunciado en contra de la adquisición de Voyager por parte de la filial estadounidense de Binance. Dicho pronunciamiento, aunque puede significar una cierta normalidad administrativa, puede convertirse en un nuevo escollo para el normal desarrollo de la actividad cripto en el país.

A pesar de haberse conocido esta noticia, parece que no ha tenido efecto alguno sobre la cotización de BNB. Muy al contrario, el desarrollo del token nativo de Binance en los últimos días ha venido marcado por una tónica alcista a la que poco le han importado las disquisiciones el regulador bursátil norteamericano:

¿En qué ha consistido la objeción de la SEC y qué posibles respuestas puede tener por parte del mercado? Vamos a dedicar este artículo a desentrañar ambas cuestiones.

Noticia poco esperada, aunque tampoco sorprendente

A través de Reuters conocíamos la información de primera mano durante el pasado día 4 de Enero. El regulador de mercados de EEUU había elevado lo que se conoce como una objeción limitada a propósito de uno de los puntos del acuerdo entre Binance USA y Voyager Digital.

Dicha cuestión estaría relacionada con la capacidad de Binance USA para hacerse cargo de la cartera que pretende adquirir en el tiempo y la forma que se requiere. En realidad, lo que la SEC busca no es tanto evaluar a Binance USA, sino más bien averiguar hasta qué punto esta empresa está relacionada orgánicamente con Binance.

Todo viene porque, según el propio CZ alegó públicamente, Binance USA actúa como una entidad independiente, más bien una suerte de franquiciado, y por lo tanto ajeno a los tejemanejes del primer exchange del mundo.

¿Estaría entonces buscándole la SEC las cosquillas a Binance a través de su filial estadounidense? Pues todo apunta a que por ahí van las intenciones. Sólo el tiempo logrará confirmarlo o desmentirlo.

Poco dura la alegría para los clientes de Voyager digital

La noticia de la adquisición de la cartera de Voyager por parte de Binance USA la dimos a finales de Diciembre, noticia que pudo llevar a equívoco porque se hablaba de una operación de 1.000 millones de dólares, cuando en realidad la compra se realizaba por 20 millones y 1.000 millones era la valoración de los activos que se adquirían. 

En dicha operación además aparecía en medio de la quebrada de FTX, quien se adjudicó la puja aunque finalmente no pudo llevarla a cabo por razones obvias. La adjudicación a favor de Binance la comunicó la propia empresa a través de Twitter:

Si bien, como hemos indicado, la objeción de la SEC es una objeción limitada y por lo tanto no aplica a la totalidad del procedimiento, su aparición puede suponer un retraso en la compra y por lo tanto alargar aún más la agonía de cuantos clientes quedaron atrapados por Voyager.

La SEC y las criptomonedas, ¿rigurosidad o inquina?

Muchos analistas están preguntándose si la SEC está actuando realmente en sus términos habituales o simplemente está presionando al conjunto de las criptomonedas por ser un negocio ajeno a su habitual desempeño con instrumentos financieros ordinarios.

Por supuesto estas dudas parten, entre otras cosas, del procedimiento judicial que el organismo mantiene abierto contra Ripple Labs y que va camino de convertirse en el pleito más importante de la historia de las criptomonedas hasta la fecha. De hecho, la buena marcha del juicio es uno de los mayores alicientes de cara a un potencial despegue alcista de XRP.

No sabemos si ciertamente existe tal inquina contra las divisas digitales, pero en cualquier caso sí es cierto que el propio directos de la SEC, Gary Gensler, se ha afirmado en varias ocasiones como un luchador implacable contra cualquier atisbo de desregulación que pretenda el mercado cripto. Lo peor de todo es que escándalos como el de FTX parecen estar jugando a su favor.

¿Inversión en criptomonedas sin quebraderos legales? Aquí tenemos un par de propuestas

Si queremos realizar una inversión centrándonos puramente en las posibilidades de crecimiento de la criptomoneda y obviando sus posibles contratiempos legales, lo conveniente es apostar por proyectos sólidos y auditados.

Aunque cada vez es más una exigencia, pocas ICO se lanzan al mercado estando debidamente verificadas, lo que después deviene en tragedias como los famosos rug pull. En esta ocasión queremos señalar un par de ideas que cumplen con nuestra exigencia de seguridad legal y al tiempo prometen una inversión efectiva: Fight Out y Dash 2 Trade.

Fight Out (FGHT)

El primer proyecto en preventa sería Fight Out, una propuesta que pretende llevar el metaverso al mundo del fitness y además mezclarlo con una mecánica Move-to-Earn que nos incite a superar nuestras metas e ir consiguiendo objetivos. 

Además, merece la pena señalar que detrás de Fight Out hay todo un equipo de profesionales expertos en el deporte de combate, piedra angular de los entrenamientos.

La preventa del token FGHT viene avalada por una auditoría por parte de Certik y la verificación KYC de los miembros del equipo de desarrollo por parte de CoinSniper. En cuestión de pocos días, la preventa lleva alcanzados los 2,7 millones de dólares.

Comprar FGHT, el token de Fight Out

Dash 2 Trade (D2T)

La segunda propuesta de inversión fiable sería Dash 2 Trade, un proyecto que nos trae las herramientas de análisis más potentes del mundo criptográfico, con decenas de gráficas, ratios y demás información que nos brindará una inversión con mínimo riesgo y máximo beneficio.

El contrato de Dash 2 Trade está auditado por SolidProof y el equipo verificado por CoinSniper, lo que nos da un plus de confianza necesario en estos tiempos. 

Eso sí, la preventa supera los 14 millones de dólares y está a punto de marcar un segundo sold-out, por lo que tenemos que darnos prisa si queremos entrar en el proceso antes de que éste se agote.

Comprar D2T, el token de Dash 2 Trade

Comprar D2T, el token de Dash 2 Trade