La dificultad de la minería de Bitcoin alcanza otro máximo histórico mientras que el BTC tiende a la baja

 

La dificultad de la minería de Bitcoin (BTC)  alcanzó otro máximo histórico (ATH) hoy, menos de un mes después del anterior, lo que redujo los márgenes de ganancias decrecientes de los mineros. 

La dificultad de la minería de Bitcoin es la medida de lo difícil que es competir por las recompensas de la minería, y hoy subió un 5,56%, alcanzando las 29,79 T, según los datos del pool de minería BTC.com. Este es también el aumento más fuerte desde enero de este año. El ATH anterior se vio el último día de marzo, o hace dos ajustes de dificultad, cuando llegó a 28,59 T. A este le siguió una caída menor del 1%.

Mientras tanto, el hashrate de Bitcoin, o el poder computacional de la red, también ha ido en aumento. Desde el ajuste de dificultad anterior hace dos semanas, o el 14 de abril más precisamente, hasta el 26 de abril, la tasa de hash promedio móvil de 7 días ha aumentado casi un 9%, según los datos de BitInfoCharts.com. De hecho, alcanzó su propio ATH de 219,75E, en comparación con el máximo anterior de 215,92E registrado en febrero de este año.

En el mismo período de tiempo entre los dos ajustes, la rentabilidad de la minería de Bitcoin cayó alrededor de un 2%, mientras que BTC se corrigió a la baja en casi un 4% en dos semanas. Bajó de alrededor de USD 41.500 visto el 14 de abril a alrededor de USD 39.000 en la actualidad.

La dificultad de minería de Bitcoin se ajusta cada dos semanas (o más precisamente, cada 2016 bloques) para mantener el tiempo normal de bloque de 10 minutos. El tiempo de bloque promedio móvil de 7 días el 26 de abril fue de 9,23 minutos.

Según los datos de ByteTree, durante la última semana, los mineros han retenido más de sus BTC recién generados, 337 de ellos, en comparación con lo que han gastado. La situación cambia cuando se observan los períodos de 5 y 12 semanas.

----

Leer más:

Otro minero de Bitcoin en solitario gana la carrera de bloques

Un minero de Bitcoin estadounidense pretende vender equipos por valor de 30M de USD en Rusia para evitar las sanciones