¿Inflación en la Blockchain Ethereum? – En solo 30 días 30.000 ETH se agregaron a la red

Desde que se han introducido las quemas parciales de comisiones en la Blockchain Ethereum, la inflación de ETH se ha reducido drásticamente, de modo que a veces se convierte en una moneda deflacionaria. Pero puede ocurrir, como ha sucedido recientemente, que vuelva a ser inflacionaria. Esto es lo que ha pasado.

La inflación de Ethereum (ETH)


“Inflación” en cripto no significa aumento de precios, es decir, pérdida de poder adquisitivo de las monedas. Por el contrario, significa el aumento eventual de la oferta monetaria, la llamada oferta circulante.

Como se puede ver directamente en Etherscan, hasta agosto de 2021 la oferta circulante de ETH aumentó bruscamente y de forma muy constante.

Crecimiento de la oferta circulante de ETH // Fuente: Etherscan

En otras palabras, ETH hasta hace un par de años era una moneda inflacionista.

Pero entonces se produjo un cambio, debido a la introducción de la quema parcial de comisiones. Baste decir que entre septiembre de 2021 y febrero de 2022 la oferta sólo aumentó en menos de un millón de unidades, de un total de 117 millones.

A finales de 2021, la inflación de la oferta monetaria de Ethereum había caído al 3,5%, desde el 4,6% de 2020. Pero fue a partir de 2022 cuando más se notaron los efectos de la quema parcial de comisiones, en parte debido al paso al Proof-of-Stake. De hecho, el año pasado terminó con una inflación de la masa monetaria de ETH de sólo el 2 %, es decir, menos de la mitad que dos años antes.

Las métricas de 2023 en la Blockchain Ethereum


La quema de comisiones, sin embargo, no es constante porque, precisamente, depende de cuántas comisiones se paguen.

A principios de 2023, el coste medio por transacción en la blockchain Ethereum subió por encima de los 4 $, y luego también subió por encima de los 6 $ en febrero. A mediados de abril también saltó por encima de los 15 $, y a principios de mayo incluso se acercó a los 30 $.

En junio bajó de nuevo a 4 $, pero en julio volvió a superar los 6 $. A partir de septiembre, sin embargo, volvió primero por debajo de 4 $, y luego incluso últimamente por debajo de 2 $.

En los meses en que las comisiones pagadas por los usuarios de la blockchain Ethereum fueron más altas, las quemas también fueron más altas, de modo que ETH se convirtió durante unos meses en una moneda deflacionaria.

El 2023 se abrió con una oferta circulante de unos 120,5 millones de ETH, y en junio había caído a poco más de 120,2 millones. Es decir, la primera mitad de 2023 se cerró con una inflación negativa de la oferta monetaria de ETH de alrededor del -0,25%. El pico más bajo de 2023 se produjo en agosto, con menos de 120,22 millones de ETH en circulación.

Recientemente se pudo saber que una de las tenencias más grandes de Ethereum se encuentran bloqueadas en un bróker.

A partir de entonces, sin embargo, las tasas disminuyeron, así como las quemas parciales de tasas. Actualmente, la oferta en circulación ha subido un poco desde junio, situándose justo por debajo de 120,25 millones de ETH.

En otras palabras, en los últimos dos meses se ha producido un aumento nada preocupante del 0,02%. Sin embargo, la inflación adquirida desde principios de año sigue siendo negativa, del -0,22%.

La inflación fluctuante de Ethereum (ETH)


La tasa de inflación fluctuante de la masa monetaria de ETH se debe a que se producen dos fenómenos simultáneamente.

El primero es la creación continua de nuevos ETH para remunerar a los nodos validadores que validan las transacciones, y el segundo es precisamente la quema parcial de comisiones. El ritmo de creación de nuevos ETH es esencialmente invariable, pero la quema de comisiones varía en función de las comisiones. Cuantas menos comisiones se paguen, menos ETH se quema.

Esto hace que la ETH no tenga una tasa de inflación fija y predecible, sino variable. Sin embargo, esta variabilidad se encuentra dentro de un rango muy estrecho, siempre inferior al 1 % anual, tanto positivo como negativo.

En cambio, para Bitcoin, por ejemplo, la tasa de inflación de la masa monetaria es fija y predecible, y de hecho se reduce a la mitad cada cuatro años aproximadamente, reduciéndose a la mitad.

Todo esto hace que la política monetaria de Bitcoin parezca prefijada y predecible, mientras que la de Ethereum no lo es. Además, la política monetaria de Bitcoin nunca se ha cambiado, y en realidad nadie puede cambiarla, mientras que la de Ethereum ya se ha cambiado varias veces, y nadie sabe con seguridad si seguirá siendo idéntica a la actual en el futuro.

ETH no es una moneda deflacionaria


Tras la introducción de la quema de comisiones, y especialmente tras el paso a PoW, algunos han calificado a ETH de moneda deflacionaria. Las cifras anteriores revelan que es incorrecto llamarla así, porque sólo es deflacionaria a veces. En cambio, otras veces vuelve a ser inflacionista.

Ethereum es una moneda con una tasa variable de inflación de la masa monetaria, aunque generalmente muy limitada, y probablemente negativa a largo plazo.

Además, como no hay certeza de que esta política monetaria vaya a permanecer invariable en el futuro, ni siquiera se puede decir que ETH tenga un carácter deflacionista. Depende mucho de su uso, porque un mayor uso significa mayores comisiones, y por tanto mayores quemas de ETH.

Artículos Relacionados

La inversión en criptoactivos no está regulada, puede no ser adecuada para inversores minoristas y perderse la totalidad del importe invertido.

Es importante leer y comprender los riesgos de está inversión que se explican detalladamente en el Anexo II de la siguiente circular.