Elon Musk entra en Twitter dispuesto a “limpiar” a fondo: reducción de plantilla, reconfiguración de negocio y rentabilidad

Emilio J. Pérez
| 3 min read

El magnate Elon Musk ha hecho acto de presencia en la sede de Twitter, por sorpresa y acompañado de un lavabo como forma evidenciar la “limpieza” que pretende hacer en la compañía una vez que formalmente sea el propietario de la misma.

El plazo de la adquisición expira el próximo día 28 de Octubre, plazo que la jueza que lleva el proceso ha dado como fecha máxima para un acuerdo amistoso. Cabe recordar que Musk evitó finalmente acudir a juicio al cambiar de planes y optar por comprar la compañía por el importe inicialmente acordado de 44.000 millones de dólares.

Un plan para eliminar las carencias de Twitter

En su día el empresario argumentó su marcha atrás en la compra de la red social por la enorme presencia de bots que alteraban la realidad de los usuarios. Sin embargo, la cúpula de Twitter quiso desmentir el dato y denunció formalmente a Musk por incumplimiento de acuerdo. Finalmente Twitter se venderá, pero nunca volverá a ser la misma.

 La red social adolece de graves ineficiencias que lastran sus resultados. Además, un reciente informe desvelado por Reuters pone en evidencia que Twitter está perdiendo a sus principales tuiteros “a pasos agigantados” en beneficio de otras plataformas como Instagram o Tik-tok. Este hecho supondría un grave problema ya que ese cuerpo de usuarios proporciona la mitad de los ingresos de la empresa.

De hecho, el propio Musk denunció en Abril de este mismo año que la mayoría de cuentas con grandes seguidores apenas generan actividad, lo que podría ser indicativo de que la empresa está “muriéndose”:

Así pues, el empresario está decidido a intervenir a fondo en la gestión de la compañía y se han deslizado algunas de las primeras medidas que podría adoptar. Entre ellas cabría destacar una potencial reducción de plantilla que ya habría sembrado de dudas a los propios empleados.

Musk despedirá al 75% de la plantilla de Twitter

Sin duda Musk quiere que Twitter sea rentable y la forma en la que logrará serlo pasa por tomar decisiones drásticas, como por ejemplo las que recogió en una noticia el Washington Post.

Al parecer el diario estadounidense habría tenido acceso a documentos internos que Musk facilitó a potenciales inversores, en donde se recogía que se prescindirá aproximadamente del 75% de los empleados que tiene la compañía, quedándose en un staff de unas 2.000 personas.

El gasto en personal resultó ser de 1.500 millones de dólares el pasado ejercicio, con un sueldo medio de 240.000 $. Hay que contar además con todo el dinero que se va a pagar a verificadores externos, empresas auxiliares y servicios varios que podrían ser asumidos por el personal actual de la empresa.

En los planes de Musk está duplicar beneficios en tres años y triplicar el número de usuarios. No es de extrañar entonces la peculiar performance que hizo al entrar en la sede de Twitter con un lavabo en sus brazos, ejemplificando que llegaba para limpiar por completo la compañía.

¿Quién apoya a Musk en la compra de Twitter?

Un aspecto fundamental ha sido la captación de fondos por parte de Musk. Según datos de Forbes el magnate contaba con un patrimonio de 219.000 millones de dólares, pero en su mayoría estaría ligado a acciones de Tesla, que en la actualidad posee una capitalización bursátil de 700.000 millones de dólares. Si Musk no quiere deshacerse de buena parte de su paquete accionarial, es necesario recabar dinero de terceros.

En su aventura empresarial, el dueño de Tesla ha contado con el apoyo monetario de figuras como el cofundador de Oracle, Larry Ellison, y el socio de Sequoia, Doug Leone. Aunque también por el camino se han ido quedando otros como las firmas de inversión T. Rowe Price, TPG y Warburg Pincus, que inicialmente estaban interesadas en la empresa. 

Invertir en Tesla (TSLA) a través de eToro

Invertir en Twitter (TWTR) a través de eToro