El sector criptográfico japonés lanza una oferta de reforma fiscal consolidada

Tim Alper
| 2 min read

Dos de los grupos empresariales de criptografía más grandes de Japón han lanzado una oferta conjunta para persuadir al gobierno de que revise sus leyes de impuestos criptográficos. La ley japonesa actualmente estipula que los comerciantes de criptomonedas deben pagar gravámenes de hasta el 55% sobre sus ganancias.

Sin embargo, varios actores del sector, como algunos parlamentarios de la oposición, han desafiado directamente al gobierno a reformar la tasa de impuestos, generalmente obteniendo respuestas relativamente evasivas del Ministerio de Finanzas.

Pero el nuevo esfuerzo de la Asociación de Negocios de Criptoactivos de Japón (JCBA) y la Asociación de Intercambio de Activos Criptográficos y Virtuales de Japón (JVCEA, anteriormente Asociación de Comercio de Monedas Virtuales de Japón), está intentando cambiar eso. Las partes han creado un “Subcomité de Revisión de Impuestos” que, según dicen, impulsará la reforma fiscal para 2022.

Las organizaciones, según un comunicado de prensa, no llegaron a pedir una reducción total de las tasas impositivas, sino que abogaron por la “equidad de los impuestos y la coherencia dentro del sistema”, asegurando la “competitividad” con los mercados extranjeros.

La ley de impuestos criptográficos japonesa clasifica las ganancias criptográficas como “otros ingresos o ingresos varios”, sin importar si los tokens se acumulan por comercio, minería o préstamos. En lugar de utilizar una tasa impositiva del lino, los “otros ingresos” están sujetos a una tasa impositiva móvil que puede aumentar hasta el 55% en el caso de los ganadores de la banda impositiva más alta.

En muchas otras naciones, como el Reino Unido y los EEUU, el impuesto a las criptomonedas adopta principalmente la forma de gravámenes a las ganancias de capital de las criptomonedas convertidas a fiat.

Las dos organizaciones hablaron de la necesidad de “comparar” el sistema de Japón “con los sistemas tributarios de otros países” y afirmaron que las encuestas mostraban que existía un apoyo popular a la idea de “crear un sistema que no sea inferior” a otras naciones.

Escribieron que “bajo el sistema fiscal actual, las ganancias de los criptoactivos no se gravan a una tasa impositiva uniforme, y no se permite el arrastre de pérdidas de un año anterior”, factores que “obstaculizan la promoción de patrones de presentación adecuados y proactivos” entre la comunidad criptográfica japonesa.

Además de algunas de las plataformas de comercio de criptomonedas más grandes del país, incluidas TaoTao, bitFlyer, BitBank, Rakuten Wallet, la subsidiaria de criptografía Coincheck the Line LVC y Huobi Japan, varias firmas poderosas que no son criptográficas también han puesto sus nombres detrás del movimiento, incluyendo Deloitte Touche Tohmatsu y varias firmas legales y de auditoría. Este último grupo incluye a PwC Aarata .

Las organizaciones manifestaron que su misión sería “proponer propuestas concretas para solicitudes de reforma tributaria”.