. 19 min read

11 criptomonedas ecológicas para invertir en 2023

criptomonedas ecologicas

Descargo de responsabilidad: la sección Industry Talk presenta información de brókeres de criptomonedas y no forma parte del contenido editorial de Cryptonews.com. 

La concienciación sobre cómo el calentamiento global afecta al planeta está cada vez más instaurada en la sociedad, y las criptomonedas ecológicas se alzan como una solución adecuada de cara a la sostenibilidad. Por eso, en esta guía te contaremos cuáles son los proyectos más sostenibles, el modo en el que funciona su tecnología y lo que puedes esperar de cada uno de ellos para tus futuras inversiones.

Los 11 proyectos de criptomonedas más ecológicas 2023

En la siguiente lista hemos colocado los 11 proyectos de criptomonedas ecológicas que puedes seguir para este año. Y si alguno de ellos te interesa de un modo más concreto, un poco más adelante encontrarás un análisis sobre cómo logran reducir el impacto medioambiental y aumentar la sostenibilidad. ¿Cuáles puedes considerar como una buena opción de inversión en criptomonedas verdes?

  1. IMPT (IMPT): la primera opción de criptomoneda ecológica con compensación de carbono.
  2. Ethereum (ETH): criptomoneda con un consumo reducido hasta el 99.95%.
  3. Tezos (XTZ): criptomoneda verde focalizada en la seguridad.
  4. Solana (SOL): blockchain para constructores de aplicaciones criptográficas.
  5. IOTA (MIOTA): exchange financiero y de datos totalmente seguro.
  6. Hedera (HBAR): red pública de nivel empresarial de contratos inteligentes.
  7. Polkadot (DOT): red blockchain descentralizada con visión multicadena para Web3.
  8. Chia (XCH): cadena de bloques sostenible con acceso a finanzas globales descentralizadas.
  9. SolarCoin (SLR): criptomoneda verde que apuesta por la energía solar.
  10. Algorand (ALGO): cadena de bloques sostenible con descentralización y escalabilidad.
  11. Flow (FLOW): criptomoneda sostenible de la red blockchain para videojuegos y aplicaciones.

Compra criptomonedas ecológicas

La inversión en criptoactivos no está regulada, puede no ser adecuada para inversores minoristas y perderse la totalidad del importe 

Análisis de las criptomonedas ecológicas para invertir en 2023

Después de ver la lista inicial de criptomonedas ecológicas, es momento de saber lo que ofrece cada proyecto. En cualquier caso, todos ellos tienen en común priorizar el cuidado del planeta reduciendo la huella de carbono y apostando por la sostenibilidad. Más allá de eso, las criptomonedas sostenibles tienen su propia tecnología y características que pueden conseguir aupar al proyecto entre las mejores inversiones puedes hacer respecto a las criptomonedas verdes.

1. IMPT (IMPT): la primera opción de criptomoneda ecológica con compensación de carbono

IMPT se describe como un programa impactante de compensación de carbono, por lo que puedes invertir en su token si deseas apostar por el proyecto. En la fase 1 de la preventa, el precio del 1 IMPT es de 0,018 $, pero este valor aumentará a 0,023 $ para cuando comience la fase 2 en su hoja de ruta. El equipo se encuentra verificado por Coinsniper y la seguridad está auditada por Hacken.

Si deseas comprar IMPT, puedes confirmar la orden mediante tarjeta, con ETH o con USDT. Después de que la preventa llegue a su fin, podrás reclamar tus tokens desde la página habilitada para ello. En la plataforma IMPT puedes posteriormente comprar, vender o retirar los créditos de carbono, que están acuñados en forma de NFT y dispersando cualquier posibilidad de que se produzca ningún tipo de fraude al respecto.

criptomonedas ecologicas

Además, IMPT es una de las criptomonedas ecológicas con tecnología blockchain, garantizando así un ecosistema sostenible y también transparente. La comunidad de IMPT cuenta con miles de usuarios, y si quieres formar parte de ella, puedes dirigirte a sus canales de Twitter, Discord, Telegram, Facebook e Instagram.

Visita IMPT

2. Ethereum (ETH): criptomoneda con un consumo reducido hasta el 99,95%

Probablemente, el nombre de Ethereum te resulte familiar, debido a que ya es una de las critptomonedas con más valor del mercado junto a otras tan populares como el Bitcoin. Sin embargo, recientemente, Ethereum ha logrado un puesto directo entre las criptomonedas ecológicas más sostenibles debido a la fusión realizada recientemente.

Esta fusión, denominada ‘The Merge’, ha logrado reducir el consumo de energía de ETH hasta en un 99,95% gracias a su actualización de software. Esta moneda se ejecutaba bajo PoW (prueba de trabajo), lo que hacía necesario un gran consumo de energía mediante potentes ordenadores. Ahora, con la llamada prueba de participación (PoS) no precisa de esa energía y vuelve a la moneda mucho más sostenible.

criptomonedas ecologicas

Dejando a un lado la minería, ETH pasa a funcionar a través de validadores, apostando sus tokens como parte de la garantía de nuevos registros en la blockchain. Así, el número de teravatios consumidos se ve reducido a mínimos. No solo por el ahorro de consumo directo, sino también por la ausencia que habrá de materiales contaminantes al no existir tal demanda para el minado.

3. Tezos (XTZ): criptomoneda verde focalizada en la seguridad

Tezos está entre las criptomonedas ecológicas que recomendamos dentro de una red descentralizada. A través de XTZ es posible intercambiar valor o interactuar con distintas aplicaciones, pero la mejor parte es que no hará falta ningún intermediario. Web3 será un movimiento gobernado plenamente por el usuario con seguridad de grado institucional.

La importancia del usuario es vital en Tezos, ya que puede participar y decidir evaluando o aprobando modificaciones sobre el proyecto. XTZ funciona mediante prueba de participación (PoS), por lo que su consumo es mínimo de cara al medioambiente, siendo una aplicación ecológica con una buena posición respecto a los contratos inteligentes.

criptomonedas ecologicas

Algunos nombres reconocidos del mundo del deporte están relacionados con Tezos, como es el caso del Manchester United y sus coleccionables digitales. Pero también puedes consultar el canal Spotlight para mantenerte informado respecto a las nuevas noticias del proyecto. El token XTZ te permitirá interactuar con dApps o pagar tarifas, y su precio en el momento de escribir este artículo es de 0.99 $.

4. Solana (SOL): blockchain para constructores de aplicaciones criptográficas

Solana es una cadena de bloques que fue creada con el propósito de habilitar aplicaciones escalables con facilidad de uso para cualquier usuario. Esta criptomoneda está descentralizada, garantizando la compatibilidad entre diferentes proyectos debido a que es capaz de mantener un estado global único mientras la red escala. Una de las criptomonedas ecológicas más interesantes de este año.

Las características de Solana también incluyen costos muy bajo por transacción, siendo inferiores a 0.01 $ tanto para los usuarios como para los desarrolladores. Los tiempos de boque son de 400 milisegundos, mientras que el hardware y la red se vuelven más rápidos al mismo tiempo. Además, sus miles de nodos independientes son una protección importante contra la censura.

criptomonedas ecologicas

Solana dispone de un canal de Discord al que te puedes unir para conocer más sobre el proyecto, aunque también se encuentran presentes en Twitter, YouTube o Telegram. Con Solana incluso puedes convertirte en validador si aprendes a operar el nodo de validación. Los recursos para desarrolladores incluyen tutoriales, videos, guías de inicio, SDK o implementaciones de referencia, entre otras cosas.

5. IOTA (MIOTA): exchange financiero y de datos totalmente seguro

La seguridad es uno de los principales objetivos de IOTA, una de las criptomonedas más ecológicas que incluimos en este artículo. Su propósito es proteger la integridad y verificabilidad de los datos, algo que consigue mediante el facilitado de la tecnología para la navegación en el mundo digital. Con un protocolo de transferencia de valor y datos totalmente abierto y gratuito.

El impacto social de IOTA llega a través de la sustentabilidad, la identidad o la gobernanza centrada en el ciudadano. La comunidad del proyecto puede intercambiar opiniones en su canal de Discord, YouTube, Reddit o Instagram. Pero si quieres saber más, también puedes descargar su Lightpaper desde la web y de forma totalmente gratuita en el momento que quieras.
 criptomonedas ecologicas

Si quieres participar como desarrollador en IOTA, puedes echar un vistazo a su documentación y hoja de ruta, pero también explorar las bibliotecas de código o aprender poco a poco mediante sus tutoriales. En el momento de escribir este artículo, el precio de IOTA es de 0,21 $, mientras que su capitalización de mercado es de 584.147.604 $.

6. Hedera (HBAR): red pública de nivel empresarial con contratos inteligentes

Hedera es una red pública de las más utilizadas, y su presencia entre las mejores criptomonedas ecológicas, impulsando la economía descentralizada y las bajas emisiones. Su token nativo recibe el nombre de HBAR y puede realizar más de 10.000 transacciones por segundo con una confirmación de entre 3 y 5 segundos, reduciendo el gasto energético a los 0,00017 KWH.

Hedera cuenta con un servicio de fichas que te va a permitir acuñar o administrar tokens tanto fungibles como no fungibles. Pudiendo así completar pagos de gobernanza, aplicaciones o diferentes coleccionables digitales y NFTs. Además, da la posibilidad de implementar contratos inteligentes en lenguajes como Vyper o Solidity, creando protocolos descentralizados.

criptomonedas ecologicas

Uno de los puntos fuertes de Hedera es su asociación con grandes marcas, lo que puede suponer un respaldo de cara a la inversión en el proyecto. Nombres de gigantes como Google, LG o Ubisoft son organizaciones que forman parte de su gobernanza. Puedes saber más sobre Hedera y unirte a su comunidad de usuarios en plataformas como Reddit, Facebok, Twitter, Telegram o Youtube.

7. Polkadot (DOT): red blockchain descentralizada con visión multicadena para Web3

Polkadot se sitúa como una de las criptomonedas ecológicas de cadena de bloques con un ecosistema creciente, permitiendo a sus aplicaciones y servicios comunicarse mediante cadenas en una red descentralizada. En Polkadot no solo pueden transferirse tokens, sino cualquier tipo de activo o dato entre las cadenas de bloques. Los distintos validadores protegen las cadenas de bloques, permitiendo una escalabilidad económica mayor.

Gracias a la prueba de participación (PoS) ya mencionada anteriormente en otros proyectos y que también incluye Polkadot, sus emisiones son mínimas, desarrollando así una alta eficiencia energética. La gobernanza de este proyecto está impulsada por el usuario, y los propósitos del token (DOT) se enfocan en la vinculación, el replanteo y la gobernanza sobre la red.

criptomonedas ecologicas

Polkadot es un protocolo de código abierto que fue fundado por Web 3 Foundation y algunos de los principales constructores de la blockchain. Puedes apostar desde solo 1 DOT de forma nativa o consultar el resumen de la hoja de ruta en su web. Por supuesto, su comunidad se reúne a través de su canal de Discord, Twitter, YouTube o Reddit, pero también puedes recibir noticias por correo electrónico o leer su documentación.

8. Chia (XCH): cadena de bloques sostenible con acceso a finanzas globales descentralizadas

Chia también está incluida entre las criptomonedas ecológicas descentralizada, con un lenguaje de contratación inteligente. Los niveles de seguridad son extremadamente altos que cumple con las normativas que se aplican a nivel mundial. Su cadena de bloques es sostenible, ya que se apoyan en recursos reutilizables y de baja potencia e impulsan la inversión en reducir la huella de carbono.

Esta criptomoneda lleva desde el año 2017 tratando de desarrollar una plataforma de blockchain mejorada, mejorando los sistemas financiero, así como los pagos a nivel global. Bajo el protocolo de prueba de espacio, los probadores asignan un espacio de disco duro no utilizado para espacio de almacenamiento, y a su vez está vinculada a la prueba de tiempo (PoT), aumentando así la seguridad.

criptomonedas ecologicas

Las transacciones ya están admitidas para comprar XCH, al mismo tiempo que está disponible en diferentes plataformas exchange donde la puedes encontrar. La moneda está escrita totalmente desde cero, por lo que no utiliza código Bitcoin y se espera que su valor sea menos volátil que el de otras criptomonedas del mercado.

9. SolarCoin (SLR): criptomoneda verde que apuesta por la energía solar

El principal propósito de SolarCoin es, como su propio nombre indica, aprovechar la energía solar e incentivar su uso para disfrutar de un medio ambiente más sostenible. Como ellos mismos indican, la energía solar ya es el combustible más económico en más de 150 países diferentes. Ellos buscan hacerlo gratis mediante una de las mejores criptomonedas ecológicas.

SolarCoin se distribuye a modo de recompensa para las instalaciones solares. Así, cuando el precio o el valor de la criptomoneda es mayor que el propio coste de producción de energía, pasa a ser gratuita. Este proceso lo han denominado como Solaridad. De este modo, se encargan de recompensar a los productores de energía solar y así reducir el coste de producción de electricidad.

criptomonedas ecologicas

Después, los usuarios que reclamen sus SolarCoin pueden descargar una wallet que sea compatible con Metamask o Ethereum para poder recibirlas, actuando a su vez como un depósito bancario. Posteriormente, SolarCoin puede intercambiarse por monedas fiduciarias o utilizarse como método de pago en aquellas empresas que la acepten.

10. Algorand (ALGO): cadena de bloques sostenible con descentralización y escalabilidad

Algorand se autodefine como la cadena de bloques más poderosa y sostenible del mundo, y, ante tal afirmación, su presencia entre las mejores criptomonedas ecológicas nos parecía algo razonable. Su infraestructura blockchain de grado institucional permite todo ello, al mismo tiempo que se encarga de ser ambientalmente sostenible. Su eficiencia es clave para compensar su pequeña huella de carbono.

Algorand está asociada con ClimaTrade y dispone de una comunidad de desarrolladores, por lo que puedes buscar tutoriales o absorber ideas o proyectos de otros desarrolladores. Este proyecto lleva en pie desde el año 2018 y con carbón negativo desde 2021. Por supuesto, puedes seguir sus movimientos a través de plataformas como Discord, Reddit, YouTube, Telegram o Twitter.

criptomonedas ecologicas

El tiempo de bloque de Algorand es de 4,38 segundos, mientras que su tarifa de transacción es de 0.0012 $. La cadena de bloques verde es un proyecto a tener muy en cuenta como una de las mejores y más sostenibles criptomonedas para este año.

11. Flow (FLOW): criptomoneda sostenible de la red blockchain para videojuegos y aplicaciones

Para terminar con nuestra lista de mejores criptomonedas ecológicas, ponemos el foco sobre Flow, la criptomoneda diseñada por Dapper Labs que ofrece un entorno con rapidez y seguridad. Este proyecto funciona bajo la red blockchain, sirviendo como base tanto para videojuegos como para el desarrollo de otras aplicaciones y los activos que se utilizan y son clave dentro de su propio ecosistema.

El token nativo de la red Flow recibe el mismo nombre (FLOW), y sirve como activo tanto para los desarrolladores como para los usuarios que buscan la obtención de recompensas y los validadores. Además, en aso de poseer FLOW tokens podrás ser parte del sistema de gobernanza y votar a la hora de tomar decisiones. También está admitido como método de pago.

criptomonedas ecologicas

Las operaciones de Flow se realizan mediante el algoritmo PoS, donde cada nodo se encarga de cumplir su propio cometido. Pero entre las ventajas de Flow están principalmente su alta escabilidad, la velocidad de respuesta, su rendimiento o su facilidad de funcionamiento.

¿Qué hace que una criptomoneda sea ecológica?

Durante los últimos tiempos, el minado de criptomonedas recibió fuertes críticas de algunos sectores debido al alto derroche de energía que suponía su minado. Es el caso de ejemplos concretos como el Bitcoin, que requiere de máquinas muy potentes y con un consumo energético enorme para completar dicho proceso. Por lo tanto, muchos nuevos proyectos orientaron su estrategia para ofrecer una reducción considerable de la huella de carbono.

Y es aquí precisamente donde surgen las criptomonedas ecológicas, también llamadas criptomonedas verdes. De hecho, algunas como Ethereum han logrado reducir su consumo hasta en un 99% debido al cambio que supone pasar de la prueba de trabajo a la prueba de participación, por ejemplo. Otras, como SolarCoin, utilizan las energía solar como para centrarse en la sostenibilidad.

Por lo tanto, para considerar a una criptomoneda como ecológica, debe tener un consumo reducido de energía, tratando de reducir al máximo el impacto medioambiental al mismo tiempo que proporcionan una tecnología innovadora e interesante para los potenciales inversores.

En esta guía hemos creado una selección con 11 de las mejores criptomonedas ecológicas en función de nuestro análisis. Por lo que, siendo partícipe de algunos de estos proyectos estarás contribuyendo de forma activa al cuidado del medio ambiente y a la reducción de la huella de carbono. Además, eso no te impedirá al mismo tiempo comerciar, intercambiar o utilizar las criptomonedas a medida que los proyectos se van desarrollando.

Por qué las criptomonedas ecológicas son importantes

Cuando surgieron las primeras criptomonedas, el elevado consumo de su minería provocaba la suma de toneladas de CO2, altamente perjudiciales para el planeta. Se estima que el consumo requerido por la minería del Bitcoin y las emisiones de dicho proceso pueden ser equiparables a los de algunos países del mundo. Este sistema, además de ser perjudicial, es ya rechazado por algunas empresas como Tesla, que dejaron de aceptar el Bitcoin como pasarela de pago.

Las nuevas criptomonedas ecológicas cambian el minado PoW por el minado PoS, donde los mineros elegidos aleatoriamente apuestan una cantidad de sus activos digitales mientras que los validadores crean el hash para el siguiente bloque. Así, aunque ninguna recompensa es recibida por parte de los validadores, sí reciben un tasa de poco valor por cada una de las transacciones.

Este mecanismo evita la necesidad de emplear potentes máquinas y todos los componentes asociados, de modo que la reducción de emisiones es notable, y eso el planeta lo nota. Por ello, la transición hacia las energías renovables es cada vez más escogida por los nuevos proyectos emergentes de monedas digitales.

Pero la importancia de utilizar criptomonedas ecológicas no se detiene ahí, pues puede beneficiar a los inversores a medio o largo plazo. Son cada vez más las empresas que se encargan de dar prioridad a la sostenibilidad y evitar las emisiones al planeta. Tesla, como dijimos, es un ejemplo de ello, pero las políticas gubernamentales también parecen apuntar hacia la misma dirección, lo que podría favorecer el crecimiento de los proyectos verdes próximamente.

Cómo encontrar criptomonedas ecológicas

Esta guía es un claro ejemplo sobre cómo encontrar criptomonedas ecológicas. Y además, puedes utilizar los enlaces que ponemos a tu disposición para acceder a la compra de tokens u obtener más información sobre cada proyecto. Sin embargo, puedes encontrar criptomonedas verdes por más vías, y nosotros te contamos cuáles son algunas de ellas:

Informes de la industria: los informes elaborados por sitios especializados como CCRI te permitirán obtener datos sobre las monedas más concienciadas con el medio ambiente. Pero además, también te permitirán saber qué tecnología tienen implementada. Las ya mencionadas pruebas de trabajo y prueba de participación son esenciales en este aspecto.

El documento técnico del proyecto: siempre es aconsejable consultar el documento técnico del proyecto para saber cómo funciona su equipo de desarrollo, su tecnología o el nivel de emisiones de la criptografía. Esta será una forma perfecta de conocer todos los detalles que buscas para saber de primera mano si se trata de un proyecto sostenible.

Redes sociales: las redes sociales pueden ser un lugar perfecto para localizar nuevos proyectos de criptomonedas verdes. En plataformas como Twitter, Instagram, Reddit o Discord te ayudarán a saber cuáles son los proyectos sostenibles que más suenan o aquellos emergentes que parecen ser los más prometedores e interesantes para tus inversiones.

En definitiva, buscar y recopilar información sobre cada nuevo proyecto de criptomonedas, analizar su tecnología subyacente o revisar el documento técnico de la moneda son puntos clave para identificar criptomonedas más ecológicas. Pero si quieres ir a lo seguro, puedes consultar más criptomonedas verdes en nuestro sitio web y conocer las nuevas apariciones en el mercado.

Conclusión

Las criptomonedas ecológicas se sitúan cada vez más en el punto de mira de los inversores por diversos motivos. La preocupación por el medioambiente y la sostenibilidad también va teniendo su impacto en el mercado criptográfico, y estos nuevos proyectos son una prueba de ello. Uno de los nombres propios sobre los que aconsejamos poner el foco en esta guía es IMPT, que en este momento se puede adquirir en su fase de preventa a un precio asequible de 0,018 $.

Visita IMPT

Preguntas frecuentes

¿Qué son las criptomonedas ecológicas?

Se trata de monedas digitales cuyas emisiones son mínimas respecto a otras criptomonedas con un consumo muy elevado, como es el caso del Bitcoin. Las llamadas criptomonedas verdes se preocupan de reducir la huella de carbono y no precisan de potentes ordenadores realizando cálculos con un elevado consumo energético.

¿Cuáles son las mejores criptomonedas ecológicas?

En esta reseña nos centramos en analizar algunas de las criptomonedas ecológicas más interesantes, al mismo tiempo que listamos las características más destacables de cada proyecto. IMPT, por ejemplo, todavía puede adquirirse a un precio de 0,018 $ que muy pronto se situará en 0,023 $, aumentando automáticamente su valor.