Bukele dice que la aplicación Chivo Bitcoin funciona al 100%, pero se avecinan tormentas

Tim Alper
| 3 min read

El presidente de El Salvador, Nayib Bukele, dice que su equipo técnico ha eliminado todos los errores restantes relacionados con la billetera y aplicaciones de Chivo bitcoin (BTC) y ha agregado más compatibilidad de hardware para teléfonos inteligentes, tabletas y computadoras portátiles, pero es probable que tenga que lidiar con una creciente cantidad de problemas que podría obstaculizar su campaña de adopción de BTC.

Apenas unos días después de afirmar que una serie de problemas técnicos que habían arruinado el lanzamiento del 7 de septiembre se habían “abordado en un 95%”, Bukele declaró :

“La aplicación Chivo ya está funcionando al 100%”.

El presidente agregó que Chivo estaba “ahora disponible para descargar también en todos los modelos Blu, Xiaomi, Motorola, TCL y ZTE”, y agregó que también se han asegurado las funciones de Sky, Google Pixel, Bmobile y Lenovo.

Sin embargo, señaló que de los “150 modelos de Xiaomi” y una serie de dispositivos Lenovo que ahora tienen compatibilidad con Chivo, 30 son modelos chinos que no son compatibles con Google Play. Pero agregó que incluso en tales modelos, la aplicación estaba disponible para descargar a través del mercado de la Galería de aplicaciones de Huawei.

Anteriormente había afirmado que tiene “más de medio millón de usuarios”, o alrededor del 8% de la población del país, ahora usa la aplicación.

Pero si los problemas técnicos de Bukele están disminuyendo, comienzan a surgir otras preocupaciones, tanto a nivel internacional como nacional.

Reuters informó que la adopción de BTC probablemente tendría “implicaciones negativas inmediatas” en la calificación crediticia global de S&P de El Salvador. Esto sigue a una rebaja similar de Moody’s, que redujo su calificación B a Caa1 en julio de este año. 

S&P justificó su razonamiento explicando que la adopción podría “amenazar sus esperanzas de asegurar un programa de apoyo con el Fondo Monetario Internacional (FMI)” y también “aumentar las vulnerabilidades fiscales” mientras daña la causa de los bancos nacionales al “crear descalces cambiarios” al emitir préstamos.

S&P fue citado diciendo:

“Los riesgos asociados con la adopción de bitcoin como moneda de curso legal en El Salvador parecen superar sus beneficios potenciales”.

Mientras tanto, a nivel nacional, el Tribunal de Cuentas salvadoreño se prepara para investigar una denuncia sobre la forma en que Bukele y su gobierno han realizado sus diversas compras de bitcoins, así como la forma en que ha procedido en la construcción de cajeros automáticos de Chivo. 

El organismo audita empresas y órganos gubernamentales que tienen acceso a fondos públicos.

El Diario de Hoy informó que la denuncia fue presentada por un organismo de vigilancia de derechos humanos llamado Cristosal. Un abogado del cuerpo confirmó que la denuncia se había presentado contra varios funcionarios ministeriales que supervisaban las compras de BTC y la construcción del quiosco.

El abogado agregó que Cristosal cree que los tomadores de decisiones se apresuraron a tomar decisiones sobre la asignación de fondos públicos sin seguir el procedimiento legal, que dicta que dichos asuntos se tramitan en no más de ocho días hábiles.

Cristosal calificó las medidas de “inconstitucionales”.

Y el mismo medio informó que “miles” de salvadoreños habían salido a la calle para protestar contra el gobierno de Bukele. Además del plan de adopción de BTC, Bukele y su administración se han enfrentado a un retroceso después de eliminar a varios jueces de alto rango en algunos de los tribunales superiores del país y aparentemente reemplazarlos con partidarios progubernamentales.

Bukele también ha cambiado con éxito la constitución para permitir que los presidentes se postulen y sirvan un segundo mandato. Anteriormente, un presidente tenía que esperar 10 años después de completar un mandato antes de volver a presentarse. Pero la Corte Constitucional , que según los críticos ahora cuenta con todo el personal que apoya a Bukele, modificó la ley a principios de este mes, un hecho que podría permitirle a Bukele presentarse a la reelección en 2024.