07 sep 2021 · 7 min read

Bitcoin es legal en El Salvador, pero aún tiene una montaña que escalar

El gran día de Bitcoin (BTC) está sobre nosotros: un estado soberano lo ha adoptado oficialmente como moneda de curso legal, un movimiento que alguna vez fue casi impensable para un token descentralizado basado en Internet. Pero la controversia ya está arruinando la medida, ideada por el presidente de El Salvador, Nayib Bukele. Algunos afirman que una cláusula en la nueva ley que obliga a las empresas a aceptar BTC como forma de pago si se solicita es un ejemplo de "tácticas de mano dura".

En un intento por acelerar el ritmo de adopción, y posiblemente comenzar el proceso de desvinculación del dólar estadounidense, la nueva ley, que entró en vigencia hoy, especifica en el artículo 7 que las empresas no tienen otra opción al respecto. Parece que no están en libertad de rechazar los deseos de los clientes de pagar en BTC.

Múltiples encuestas realizadas por una variedad de organismos en el país han demostrado que la mayoría de los ciudadanos se oponen a la ley, no comprenden qué es BTC y preferirían no ser dueños de ella.

Sin embargo, hasta ahora, la popularidad de Bukele sigue siendo alta. El presidente ha descartado como "FUD" los informes sobre la oposición popular a la adopción. Las protestas callejeras contra la ley han continuado, aunque la mayoría de ellas parecen haber sido movilizadas por grupos de izquierda opuestos a Bukele y su partido derechista Nuevas Ideas.

La prensa nacional se opone amargamente a la adopción de BTC y al gobierno de Bukele en general. El Diario de Hoy, el periódico más grande del país, señaló una serie de "contradicciones" en el artículo 7, alegando que incluso el lenguaje de la ley era ambiguo.

Se informó que el artículo 7 “establece la obligación de aceptar Bitcoin”, pero “no se especifica ninguna sanción” para aquellos que se niegan a aceptarlo.

Además, el gobierno y Nuevas Ideas han sido culpables de mensajes contradictorios sobre si el uso de BTC ahora es "voluntario" u "obligatorio". El periódico produjo numerosos ejemplos de parlamentarios y ministros que hicieron declaraciones aparentemente contradictorias sobre el asunto.

El mismo medio de comunicación citó al asesor legal de la presidencia, Javier Argueta, quien afirmó que las empresas que opten por rechazar los pagos de BTC se encontrarán enfrentando posibles delitos relacionados con la ley del consumidor y otras "repercusiones". También indicó que sería "obligatorio" que las empresas tuvieran carteras BTC, y señaló que cualquier empresa que tuviera una cartera estaba "legalmente obligada" a aceptar el token.

Este tipo de declaración parece haber alejado a algunos observadores internacionales, y la periodista Naomi Brockwell escribió :

“Amo bitcoin. Pero no aplaudiré un sistema monetario aplicado a través de [la] amenaza de violencia".

Pero el gobierno, tal vez, ha sido muy sensible a comentarios como estos y espera atraer a los bitcoiners con un enfoque más flexible. Más tarde, Argueta apareció en Radio YSKL, donde dijo en una entrevista :

“No estoy diciendo que será obligatorio para las empresas, solo será otra opción [de pago] para ellas”.

Criptoverso dividido en adopción

Nic Carter, socio de Castle Island Ventures , y algo así como un ex animador del plan de adopción de BTC de El Salvador en los últimos meses, fue más cauteloso con su respuesta, afirmando en Twitter que los bitcoiners "pueden celebrar" la ley BTC "sin adoptar tácticas de mano dura para imponerla".

"Sigo considerando innecesario el Artículo 7 en la #LeyBitcoin e insto a los líderes salvadoreños a que lo reconsideren. Un estándar de Bitcoin impuesto de manera coercitiva no será adoptado de manera sostenible", dijo.

Otros se apresuraron a señalar las arrugas legales en tales artículos, con un comentarista en el mismo feed: “¿Obligado a aceptar? ¡Eso es, por definición, moneda de curso legal! ¿Por qué estamos haciendo algo de la nada? "

Pero algunos no estaban tan seguros. El economista Peter St Onge de la Universidad Feng Chia planteó un enigma, señalando:

“No hay duda de que el artículo 7 en sí mismo es coercitivo. La pregunta es si es más o menos coercitivo que el fiat ”.

Hannah Rosenberg de Velas Commerce estuvo de acuerdo, reflexionando que el Artículo 7 "no está bien", pero agregó que lo mismo era "cierto para todas las leyes de curso legal".

Brockwell, mientras tanto, descartó a los defensores de la postura de Bukele como "apologistas de la coerción".

En Reddit, un usuario que afirmó estar viviendo en El Salvador acusó a Bukele de ser "solo un Trump, un deseo que usa la ignorancia de la gente para mantenerse popular".

Un usuario respondió:

“Se supone que las criptomonedas tienen que ver con más opciones, sin obligarlas a tragar a las personas. La adopción de arriba hacia abajo rara vez resulta bien".

El director ejecutivo de Human Rights Watch, José Miguel Vivanco, por su parte, dijo que Bukele -a quien algunos han afirmado que ahora está “sacando páginas del libro de jugadas del dictador” - ahora está “desmantelando las instituciones democráticas” “más rápido” que lo que hizo Hugo Chávez durante su reinar en Venezuela.

Vivanco trazó una serie de paralelismos entre Chávez y Bukele. Señaló que ambos líderes se habían apoderado efectivamente del control de sus Tribunales Supremos nacionales, habían tratado de enmendar la constitución para permitirles cumplir mandatos más prolongados y habían destituido a decenas de jueces de tribunales inferiores en un esfuerzo por hacerse con el control del poder judicial.

Los funcionarios estadounidenses se hicieron eco de sus pensamientos. El LA Times informó que Jean Manes, el principal funcionario de Estados Unidos en El Salvador, había declarado que El Salvador era “una democracia en declive” y también comparó a Bukele con Chávez.

Recepción helada

Los medios internacionales respondieron a la promulgación con escepticismo, y el Financial Times calificó la medida como una "apuesta peligrosa". El medio de comunicación especuló, en un artículo editorial:

"La táctica de bitcoin también podría ser un caballo de batalla para un plan a más largo plazo para reemplazar el dólar estadounidense con una moneda estable local".

En comentarios compartidos con Cryptonews.com, Dermot O'Riordan, socio de Eden Block, declaró que bitcoin "probablemente no era la criptomoneda óptima para el gobierno de El Salvador", pero afirmó que el token "con toda seguridad" "atravesó el velo."

Sin embargo, podría decirse que lo que Bukele quiere más que nada es que una corriente de pioneros de la tecnología se levante de Occidente y Asia y se traslade a El Salvador. 

Además, puede esperar que esta medida posiblemente atraiga a turistas interesados ​​en BTC posteriores a COVID 19. Algunos han insinuado que hay algunas señales tempranas de que podría conseguir lo que quiere.

Sidney Powell, CEO y cofundador de Maple Finance , declaró: 

“Posiblemente, algunos de los beneficios más grandes e inmediatos de esta política serán para el turismo. Enviar USD internacionalmente por cable es caro y doloroso. Convertir US$ a BTC en su cuenta de Coinbase y enviarlo a un hotel o compañía de viajes en El Salvador no es más difícil que enviar dinero a un amigo ".

Powell agregó que el ángulo del turismo tiene "el potencial de ser la mayor bendición para el país", y continuó:

“Poder evitar pagar una tarifa del 5% al ​​10% a Western Union será una gran ventaja tanto para los turistas como para las empresas. Es como si todo el sector turístico se hubiera vuelto un 10% más barato y competitivo ".

El turismo es una fuente importante de ingresos en El Salvador: representa más del 11% del PIB, según Knoema. En promedio, los turistas que llegaron al país en 2019 gastaron alrededor de US$552 por persona durante sus visitas.

En Bitcoin Beach, una comunidad en el punto de acceso de navegación de El Salvador de El Zonte, la adopción de BTC ha sido un placer para los visitantes. Muchos creen que este es el proyecto (hasta ahora exitoso) que volvió la cabeza de Bukele hacia BTC.

Antoni Trenchev, cofundador y socio director de Nexo, concluyó: 

“ Michael Saylor puso la adopción institucional en el mapa y ahora El Salvador también está poniendo la adopción soberana allí. Se mire como se mire, bitcoin va viento en popa".

A las 12:55 UTC, BTC cotizaba a US$50.992 y bajó menos del 1% en un día, recortando sus ganancias semanales a casi un 8%.