Trading, coaching ontológico y más: el Modelo del Observador

¿En qué puede ayudar el coaching ontológico a los traders? En una entrada anterior expuse la importancia de que el coachee sepa analizar su aquí y ahora y poner el foco sobre su brecha, es decir la diferencia que hay entre lo que está siendo y lo que quiere ser.

También detallé las etapas de aprendizaje y sugerí a los lectores que identifiquen en qué instancia se encuentran.

Para quienes no accedieron a la nota anterior o no identificaron en qué etapa de
aprendizaje se encuentran, les sugiero la lectura de El Impacto del Coaching
Ontológico en los traders.

Las etapas de aprendizaje son básicamente cuatro y evolucionan desde la
incompetencia inconsciente (no sé que no sé); incompetencia consciente (identifico que no sé); competencia consciente (sé pero tengo que hacer un trabajo consciente para aplicar los conocimientos) y finalmente competencia inconsciente (cuando aplico los conocimientos de manera natural).

Existen dos tipos de aprendizaje:

Aprendizaje de primer orden: en esta modalidad, para cambiar el resultado
modifico mis acciones manteniendo el observador que estoy siendo. Es decir
que cambio las acciones que estoy realizando, pero manteniendo mis mismas
creencias. En el caso del ejemplo de la entrada anterior, donde el trader está
perdiendo dinero operando en el mercado de criptomonedas, puede decidir no
operar más en este mercado y dedicarse al comercio minorista y abrir una
tienda. Pero si llegara a tener alguna creencia limitante con relación al dinero,
si bien ha hecho un cambio de acción, es muy probable que su capital siga
decreciendo: necesita hacer un cambio más profundo.

Aprendizaje de segundo orden: este tipo de aprendizaje es más profundo que
el anterior e implica un cambio en el tipo de observador que estás siendo;
implica preguntarte acerca de tus creencias, hacerlas conscientes, auto
observarte. En el ejemplo anterior antes de accionar, el trader debería hacer
consciente si tiene creencias limitantes con relación al dinero y resignificarlas
por otras habilitantes. De esta forma estará cambiando el observador que está
siendo y cuando accione es muy probable que obtenga el resultado que desea.

Una vez que el coachee identifica dónde está parado, puede introducirse en la
observación de sí mismo, sistematizada en lo que se llama Modelo de Observador.

¿Qué es el modelo de observador?

Es una relación entre nuestras creencias, acciones y nuestros resultados. Nuestra
forma de ver la realidad afecta lo que hacemos y genera resultados. Lo que hacemos depende de lo que estamos siendo. Cuando hablamos del observador nos referimos a nuestro ser y al hablar del ser, hacemos foco en la coherencia que existe entre lo que denominamos los tres dominios del observador, que son cuerpo, emoción y lenguaje.

Cada uno de estos dominios tiene incidencia en los otros; el cambio de mirada en uno provoca un impacto en los otros dos.

En el ejemplo que venimos trabajando, la brecha del trader consiste en que se
encuentra perdiendo dinero operando en el mercado de criptomonedas y quiere
revertir la situación.

¿Has observado tu cuerpo?

Utilizando el Modelo del Observador podrás observar cómo estás siendo y cómo
quieres estar.

El cuerpo es uno de los dominios del Ser y al observarlo haces consciente cuál es tu postura cuando operas en el mercado de criptomonedas ahora y cuál es la que quieres tener. La postura corporal da mucha información acerca desde qué lugar estás hablando y de tu compromiso al hablar, a tal punto que un 55% de lo que escuchará tu interlocutor de ti proviene de tu corporalidad (gestos, posturas).

Podemos afirmar que el cuerpo no miente y de esto también dependen tus resultados.

Cuál corporalidad tienes hoy:

  • Espalda encorvada
  • Mandíbula apretada
  • Cansancio

Cuál corporalidad quieres tener:

  • Espalda erguida
  • Hombros, mandíbula y todo el cuerpo relajados
  • Vitalidad

Como cada persona es única, es muy probable que puedas identificarte mucho, poco o nada con muchas de las temáticas que se planteen en este ejemplo. Por este motivo, te propongo que te plantees tus propias brechas para que luego te auto observes, que indagues acerca de la corporalidad que tienes ahora, si observas alguna falencia y también si te surge la idea o necesidad de tener otras.

Observarse es uno de los primeros pasos hacia el cambio. Si llegaste hasta el final es un buen indicio, dado que estás abierto a nuevos patrones para mejorar tu performance.

Es el momento de poner una pausa y agradecerte por la atención que has prestado a este artículo, que espero te haya resultado de utilidad. En una próxima entrada abordaremos nuevas temáticas acerca de los otros dos dominios del observador: emoción y lenguaje, y dentro de este último abordaremos el tema de las creencias.

Alejandro Catzman
Coach Ontológico para traders

------------------------------------------------------------------

Leer más:
Una posible recesión económica y el papel de las criptomonedas