Herramientas para el cambio de creencias (Parte II)

Las creencias limitantes nos pueden llevar a un callejón sin salida. Pero existe la posibilidad de identificar y cambiar esas creencias. 

En el artículo anterior ya vimos algunas herramientas capaces de generar cambios, como buscar contraejemplos, reconocer el impacto negativo y la intención positiva de la actual creencia. Hoy iremos un poco más allá con otras nuevas herramientas que nos pueden ayudar a reformular dichas creencias: el reencuadre y la fragmentación.

Reencuadre

Como su nombre lo indica consiste en cambiar el punto de vista del concepto o de la emoción a través del cual percibo una situación. Se trata de incluir variables que no se están haciendo conscientes en ese momento. El reencuadre puede ser temporal o de personas.

A. Reencuadre Temporal

Implica ampliar el foco temporal desde el cual observo la situación. Puedo verla en el largo plazo, en el corto plazo, para atrás (pasado) y para adelante (futuro).

Supongamos que haces consciente la siguiente creencia limitante:
“No funciona internet y no voy a poder operar en criptomonedas en toda la mañana, ¡qué pérdida de tiempo!”.

Para cambiar esta creencia limitante utilizaremos el reencuadre temporal, para adelante y en el largo plazo.

¿Qué impacto tiene estas pocas horas que no puedes realizar operaciones con relación a todas las horas que estarás operando en el futuro?
- Casi ninguno, en algunos días ni me voy a acordar de lo que ocurrió. ¡No tiene sentido preocuparme por esto!

¿Cuál va a ser tu nueva creencia a partir de ahora?
- “No tiene sentido que, por perder algunas horas de operatoria, me ponga de mal humor”.

¿Identificas alguna acción que puedas hacer con esta nueva creencia a partir de ahora?
- Sí, la próxima vez que me quede sin internet y no pueda operar en criptomonedas, voy a salir a caminar, o voy a ir al cine o tal vez me ponga a leer un libro, pero lo que no voy a hacer más, es quedarme lamentándome enfrente de la pantalla porque no puedo operar.

B. Reencuadre de Personas

Consiste en ampliar nuestro marco de comparación, relacionándolo con otras personas. Conscientemente se buscan referencias que estén peor que nosotros respecto a la situación planteada en la creencia. 

Supongamos que haces consciente la siguiente creencia limitante.
- “Este mes perdí el 10% de mi capital, soy un pésimo operador de criptomonedas”.

¿Puedes identificar a alguno de tus colegas que haya perdido lo mismo o más que tú durante este mes?
- Sí, Juan, que es un gran operador de criptomonedas, este mes perdió el 15 % de su patrimonio.

¿Cuál va a ser tu nueva creencia a partir de ahora?
- “Hasta los mejores operadores pueden tener un mes malo, que yo haya perdido un 10% de mi capital no implica que sea malo operando criptomonedas”.

¿Identificas alguna acción que puedas hacer con esta nueva creencia a partir de ahora?
- Sí, valorar más mis aciertos y tener una mirada más compasiva cuando las cosas no me salen como las he planeado. 

Fragmentación

Fragmentar significa reorganizar algunas experiencias en porciones mayores o menores. Implica desplazar la atención a lo general (hacia arriba) o a los detalles (hacia abajo). 

Fragmentar hacia arriba: significa desplazarse hacia un nivel de información mayor, más general o abstracto. 

Supongamos que haces consciente la siguiente creencia limitante:
“Tengo una vida desdichada porque no soy feliz con el trabajo que tengo”.

¿El trabajo es toda tu vida? ¿Qué te parece que pueda ser ese algo más grande que incluya tu trabajo?
- Ahora que lo veo, el trabajo es sólo una parte de mi vida, tengo una familia hermosa, buenos amigos, gozo de buena salud y de un buen pasar económico.

¿Entonces, cuál va a ser tu nueva creencia a partir de ahora?
- “En realidad tengo una vida maravillosa en compañía de mi familia, mis amigos, gozando de buena salud y de un buen pasar económico. Solamente no estoy satisfecho con mi trabajo y esto no opaca todo lo bueno que tengo”.

¿Identificas alguna acción que puedas hacer con esta nueva creencia a partir de ahora?
- Sí, a partir de ahora voy a valorar todo lo bueno que tengo en mi vida y no voy a dejar que un aspecto del cual no estoy satisfecho arruine mi felicidad.

Fragmentar hacia abajo: Consiste en desplazarse a un nivel más específico y concreto. Supongamos que haces consciente la siguiente creencia limitante:
“Soy un mal operador de mercado”.

¿Puedes enumerar los productos que operas, cómo te sientes cuando los trabajas y cuáles han sido tus resultados con los mismos?”
- Sí:

  • Futuros: me pone muy nervioso trabajar con este producto, nunca estoy cómodo y he perdido mucho dinero.
  • Acciones: si bien me siento cómodo operándolas, me parece que es un producto que no me ofrece un retorno adecuado por el capital que arriesgo. En este caso he ganado un poco de dinero.
  • Criptomonedas: Me siento muy cómodo operando en este mercado. He obtenido grandes ganancias.

Teniendo en cuenta la respuesta, ¿Cuál va a ser tu nueva creencia a partir de ahora?
- “Eligiendo los productos adecuados para mi forma de trabajar, puedo ser un buen operador de  mercado”.

¿Identificas alguna acción que puedas hacer con esta nueva creencia a partir de ahora?
- Sí, a partir de ahora voy a operar solamente en el mercado de criptomonedas.

Estos ejercicios simples pueden obrar un verdadero cambio. Te propongo aplicar estas herramientas y seleccionar alguna de las creencias limitantes que has hecho consciente y veas si puedes cambiarla por una habilitante.

El coaching ontológico se puede aplicar al trading y también a la vida; arroja luz sobre una forma de ver las cosas, muchas veces ignorada. Desde el primer artículo hemos visto la importancia del Coaching Ontológico para el Trading, habiendo enumerado distintos conceptos que pueden ayudarnos a avanzar sobre nuestros proyectos. Hacer consientes algunas de nuestras creencias puede ser una forma de comenzar un cambio. Seguiremos avanzando en esta dirección. 

Alejandro Catzman
Coach Ontológico para Traders

---------

El impacto del Coaching Ontológico para los Traders

Herramientas para el cambio de creencias