Coaching Ontológico y trading: creencias limitantes

En mis artículos anteriores vimos el Modelo del Observador y cómo la emoción y el lenguaje determinan lo que estamos siendo. También surgió el tema de las creencias limitantes, en el que hoy profundizaremos.

¿Qué son las creencias limitantes y hasta qué punto afectan tu operatoria?

Como habíamos visto una creencia es una generalización sobre cierto enlace entre experiencias y que las mismas podían abrir posibilidades (creencias habilitantes) o cerrarlas (creencias limitantes). También habíamos enumerado algunas creencias limitantes que teníamos, hoy volveremos sobre ellas y veremos el impacto que puede llegar a causar en ti. Empezaremos por las más superficiales para luego pasar a las más profundas:

“Operar en los mercados no es un trabajo”.

Este es un comentario que nos hacen muy frecuentemente cuando comentamos a qué nos dedicamos. También solemos escuchar “operar en criptomonedas es como ir al casino” u otros juicios descalificadores. Como todo comentario que llega a nuestros oídos podemos tenerlo en cuenta o no, y eso va a depender de la autoridad que le demos a la persona que lo dice. Si vas caminando por la calle y alguien que tú no conoces grita “todos los traders son unos vagos” lo más probable es que no le prestes atención; pero si ese comentario viniera de tus padres, amigos o alguna persona cuya opinión tú respetes, hay grandes posibilidades de que tomes esta creencia limitante como propia.

¿Cuáles pueden ser las consecuencias de sostener esta creencia?

Lo más probable es que empieces a considerar que el ser trader no es un trabajo, no estés orgulloso de tu medio de vida y no sientas que haces algo útil. En definitiva, hasta es probable que, inconscientemente, no quieras ganar dinero.

Otras creencias limitantes más profundas que la anterior pueden ser:

  • “El trabajo tiene que ser esforzado”.
  • “Se tiene que trabajar por lo menos 10 horas por día”.

Supongamos que tienes una estrategia de trading que te permita ganar 3.000 euros en una hora de operación, y en lugar de dejar de trabajar hasta el día siguiente, disfrutar del día y de tus ganancias, te quedas enfrente de tu ordenador por ocho horas más operando y perdiendo el dinero que habías ganado. ¿Qué piensas que te puede estar pasando?

Estas creencias (limitantes) suelen venir de nuestros hogares; nuestros padres o
abuelos nos la han inculcado, ya sea por medio de la palabra o por medio de sus
acciones. Si tienes la imagen de tu padre llegando a la casa todas las noches molido luego de una larga y agotadora jornada laboral, es muy probable que tengas la creencia de que el trabajo tiene que ser esforzado. Entonces, ¿Cómo te sientes trabajando desde la comodidad de tu escritorio, con aire acondicionado, tomando un refresco, desarrollando una tarea que te apasiona… y encima ganando en una hora lo que tu padre no llegaba a ganar en un mes? Como podrás ver, no hacer conscientes estas creencias puede llegar a causarte grandes perjuicios. 

Si buscamos qué podría haber debajo de estas últimas creencias vamos a encontrar otras más profundas como pueden ser: 

  • “Quien tiene mucho dinero es porque no es honesto”.
  • “Tener poder es malo porque quien lo ejerce somete a su prójimo”.

Estas creencias pueden llegar a provenir de nuestros antecesores, de la sociedad en la cual vivimos o de nuestros amigos, y en algún momento la hacemos propia. Como fue expuesto en el artículo anterior, si quieres realizar un cambio en el observador que estás siendo, tienes que resignificar tus creencias limitantes, sobre todo las profundas, ya que un cambio en las mismas provoca también un cambio en las creencias más superficiales.

Te propongo continuar trabajando internamente estos temas: ¿Cuáles son tus
creencias limitantes? ¿eres consciente de ellas? Y si has logrado explorarlas o
reconocerlas ¿son tuyas o de otra persona? ¿A qué persona le diste autoridad para que te inculcara tal creencia?

Claro que hay buenas noticias en todo esto: las creencias limitantes pueden ser
modificadas. ¿Cómo? En el próximo artículo veremos el cambio de creencias y las herramientas para el cambio de estas.

Alejandro Catzman
Coach Ontológico para traders

--------------------